Nuestro Blog

Todo sobre rejas desplegables

La seguridad si tiene precio, vuestra tranquilidad y la de vuestra familia no, es por esto que hay que invertir en dispositivos de calidad, por eso, os presentamos las rejas desplegables, que pueden ser muy útiles a la hora de obtener mejor seguridad. Si queréis conocer más, seguid leyendo estas líneas. Estas rejas son demasiado ventajosas para vuestras casas o, si tenéis negocios, también son una opción.

En el mercado lo que sobra es variedad, por lo que tenéis campo abierto para escoger, hay rejas desplegables para todos los gustos y tamaños, y, sobre todo, tenéis variedad en la calidad de estas rejas. Ya es común denominador deciros esto, pero, por lógica, tendréis que hacer una evaluación para que podáis adquirir la reja desplegable que te beneficie más y responda mejor a vuestras necesidades.

Beneficios de las rejas desplegables

Una de las ventajas es que podéis montarlas y desmontarlas, es decir, se pueden desplegar cuando queréis que no pasen, y se pueden plegar cuando os queráis dejar pasar, la sensación de seguridad que dejan es diferente de las rejas fijas, ya que éstas últimas son seguras siempre y cuando estén cerradas, por lo que no deja al público ver nada ni pasar al establecimiento, yos decimos que es sensación de seguridad ya que que todo está en los efectos psicológicos, puesto que, con el tiempo, con las rejas fijas, vais a sentir la extraña sensación de encierro y la vais a pasar mal porque no se pueden quitar.

Es más, cuando tenéis tiempo con una reja fija, os dará la sensación de estar entre las celdas de una cárcel o en una jaula, y, por supuesto no es recomendable para personas claustrofóbicas, es por esto que las personas han estado prefiriendo las rejas desplegables y la tendencia está en alza.

Otra de los beneficios es su simplicidad y su facilidad de instalar, lo que conlleva a que el precio sea más módico que otros dispositivos, debido a su sencillez de instalación, un cerrajero os la podría colocar y en el mismo día ya la tenéis haciendo su trabajo, es decir, no se necesita demoler nada, ni media pared, ni media casa para instalarla, podríais hacerlo vosotros mismos, pero como siempre os recomendamos, siempre es bueno dejar el trabajo al profesional.

Siempre, como es obvio, debéis pagar algo más al cerrajero, puesto que no hacen estos trabajos por altruismo, pero vais a tener la seguridad de que quedó bien instalado, ya que los maleantes siempre estudian primero las casas donde van a robar, para detectar fallas y explotarlas al máximo para cometer el robo. Si os ponéis a instalar vuestra reja desplegable y queda mal, tenlo por seguro de que os vais a dejar la casa limpia.

En cualquier lugar que os queráis podréis instalar estas rejas desplegables, esta tendencia en los comercios de ponerlas les da un buen resultado, ya que, mientras el establecimiento está abierto, la gente pasa y es atendida, mientras la reja está desplegada, el negocio cierra y los ladrones no van a entrar.

Las rejas desplegables pueden ofreceros un alto nivel de seguridad y protección, sus materiales de fabricación, son realmente buenos, de primera calidad, de buenas prestaciones y altamente resistentes, los cuales evitan que los fracturen o los rompan para intentar introducirse a vuestra casa o negocio. Si no queréis pasar malos ratos con estas rejas, lo mejor será que la mandéis a hacer justo a la medida, puesto que si no encaja en el lugar que os la queráis emplazar, será comidilla fácil para los maleantes

La calidad de estas rejas desplegables varía con los materiales en las que fueron fabricadas, así que, si tenéis para invertir, compra la mejor. Recordad que toda inversión a largo plazo, en seguridad, termina siendo una ganancia de valor incalculable. Como todo en esta vida, las rejas desplegables tienen sus pros y sus contras, pero sus contras son mínimos comparado con las bondades de esta reja, os aseguramos que es una inversión de las mejores que os vais a hacer en mucho tiempo.

¿Son las rejas desplegables 100% seguras? ¿Son inviolables?

Volvemos a la generalización, en este ramo, en el de la cerrajería, ningún dispositivo, pero que os repetimos, ningún dispositivo o sistema de seguridad es 100% seguro, ya que, podéis tenerlas pero eso no evitará que os roben.

Los maleantes siempre están depurando técnicas y adquiriendo herramientas cada vez más sofisticadas para quebrar rejas desplegables con el menor ruido posible, lo que os recomendamos es que compréis la mejor reja con el mejor material que puedas, así hacéis la tarea de los maleantes mucho más difícil. Obviamente, la tasa de robos aumenta en las casas o negocios que no tienen rejas y es infinitamente más baja en los establecimientos que no tienen estas rejas desplegables.

Aperturas de rejas desplegables

Estas rejas vienen con una cerradura, así que, si queréis abrir vuestra reja, tenéis que meter la llave y vuestra reja abrirá, lo que tenéis que hacer es deslizar vuestra reja hacia los lados y esta os va a abrir, así permitiréis que las personas entren en vuestro negocio, si vais a cerrar, entonces os toca desplegar la reja en el sentido contrario para cerrar la reja desplegable y le podéis pasar la llave, así queda totalmente cerrada y no permite la entrada de nadie.

Como punto extra, si queréis reforzar vuestra seguridad de esta reja, solo tendréis que poner otra cerradura y que esta sea de calidad. Todo se trata de que los ladrones no tengan ningún chance de identificar blancos fáciles y que pasen penurias a la hora de intentar colarse en algún sitio.

Herramientas que usan los cerrajeros

Cada experto en cerrajería utiliza una gran variedad de herramientas con la finalidad de llevar a cabo su trabajo de la manera más efectiva y perfecta posible. Algunos de sus trabajos tales como: la apertura de puertas, candados o bombines y la instalación de sistemas de seguridad como cierres metálicos necesitan la utilización de herramientas exclusivas para poder llevar a cabo dichos trabajos.

Este artículo tiene como finalidad dar a conocer las diversas herramientas que utilizan solo los cerrajeros baratos Fuenlabrada profesionales a la hora de ofrecer algún servicio, garantizando un trabajo de calidad.

Ganzúas

 

Estas herramientas son las más conocidas en el mundo de la cerrajería. Mayormente el cerrajero carga un maletín pequeño contenedor de un juego completo de ganzúas. Estas se califican dependiendo de su propósito y tamaño. Las más comunes son:

  1. Rakes: se usan para manipular más de un pistón de la cerradura a la vez por bloques.
  2. Hooks: permite la manipulación de los pistones de forma individual.
  3. Diamond: son más versátiles permitiendo la manipulación de los pistones de la cerradura de una manera individual o por grupo.
  4. Tensión wrench: en el caso de necesitar la apertura de una puerta esta herramienta es fundamental, permite aplicar fuerza de giro al momento en que se debe abrir una cerradura.

 

Llaves de percusión

 

Esta llave se utiliza juntamente con el martillo con la finalidad de abrir puertas y cerraduras.

Primeramente se introduce la llave en la cerradura y luego se golpea con el martillo repetitivamente hasta lograr que se separen los pistones. Lo cual permite al cerrajero abrir la cerradura de una manera rápida y sin producir ningún tipo de daño sobre el cerrojo.

En el mercado solo encontrarás las llaves de percusión para cilindros de serreta y de seguridad, convirtiéndola así en una herramienta fundamental para el cerrajero 24h Mostoles profesional.

 

Extractor de cilindros

 

Su función es extraer cilindros de las cerraduras, como su nombre bien lo indica. En su mayoría la solución a cualquier problema presentado con su cerradura será la extracción del cilindro.

Por lo que se convierte en una herramienta indispensable para el cerrajero permitiendo la realización del trabajo de manera eficaz. Se logra emplear al momento de extraer cilindros de perfil europeo, ovalados y redondos.

En algunos casos complicados, se suele utilizar el extractor de cilindro con el tronzador del mismo. Para manipular este tipo de herramientas es necesario tener un previo conocimiento de lo contrario ocasionara daños a su cerradura o puerta, por lo que se recomienda que este tipo de herramientas sean manipuladas por profesionales.

Conector spiner

 

Le da la posibilidad al cerrajero de alinear el giro del bombín o cilindro de la cerradura, lo cual permite que sin la necesidad de aplicar fuerza sobre la cerradura se logre la apertura de forma sencilla.

Otras de las herramientas más utilizadas por los cerrajeros son:

  1. Martillo
  2. Taladro
  3. Destornilladores
  4. Cascanueces
  5. Limas
  6. Levantador de puertas

En vista de que existen diferentes modelos de cerraduras, puertas y cierres, un cerrajero profesional debe manipular los instrumentos indicados, de lo contrario no podrá realizar su trabajo de manera correcta y efectiva.

¿Es verdad que se puede abrir una cerradura con una radiografía?

Para responder a esta pregunta con precisión y de una manera técnica los https://www.cerrajerosquartdepoblet.com.es habría que matizar antes que dependería en buena parte del tipo de cerradura ante la que estuviésemos, así como de los sistemas de seguridad agregados que tuviera y de las vueltas que hubiera dado la llave. Ahora bien, sí que sería posible llegar a abrir una cerradura gracias a la acción de una radiografía.

Lo primero de todo es cerciorarnos de que la radiografía no tiene una utilidad esencial en el tratamiento de una enfermedad de una persona, sino que puede dañarse sin problema ya pertenece a días pasados y su vigencia pasó. La radiografía sí sería ideal para abrir una cerradura que estuviera fechada sólo con el resbalón, sin importar que la llave estuviera metida por dentro (si la llave por dentro estuviera girada y con vueltas, no se podría entonces maniobrar con la cerradura; en cualquier caso, dudamos de las intenciones de quien quisiera afrontar esta apertura).

Una vez que tenemos localizada la altura a la que se encuentra el resbalón (que es la pieza que se repliega y que sale cuando giramos la manilla de la puerta), será posible afrontar nuestro propósito. Aunque pueda parecer una bobería, lo primero será poder hacernos con una radiografía, ya que siempre es complicado saber dónde se encuentran en casa (si nos quedamos fuera de casa por culpa de que la puerta se ha cerrado sola con las llaves dentro, entonces tendríamos que tratar de pedirle una radiografía a un vecino, algo que tampoco suele ser muy lógico, la verdad).

Con la radiografía ya en la mano presta para ser usada, trataremos de introducirla en el hueco que se encuentra entre el marco y la puerta, a unos veinte centímetros aproximadamente por debajo de la cerradura. El hueco con el que nos toparemos casi seguro que no será recto, sino que contará con algunas molduras y rugosidades, por lo que tendremos que ir empujando muy poco a poco desde una esquina. No hace falta meter la radiografía en su totalidad, sino que puede bastar con meter unos cinco centímetros o menos, lo que haga falta hasta llegar al resbalón.

Llegado el momento en el que la radiografía está de verdad dentro de la puerta, será el turno de irla subiendo hasta alcanzar el resbalón, el cual ya teníamos bien localizado. Empujar el resbalón será sinónimo de que la puerta va a abrirse, de ahí que esta sea la parte más compleja de la maniobra que estamos llevando a cabo. Lograr que la radiografía se deslice y se mueva no es nada fácil, por lo que necesitaremos ir dando golpes enérgicos y cortitos hacia arriba; cada pequeño golpe servirá para mover unos milímetros el resbalón. Con habilidad y pericia, la puerta se abrirá después de estos movimientos.

Eso sí, la técnica de apertura por medio de una radiografía puede funcionar en apenas unos instantes o puede requerir de más de un cuarto de hora de esfuerzo hasta que se alcanza el objetivo. Si es la primera vez que se hace, el proceso será más lento y dificultoso, echaremos un buen rato en tratar de abrir la puerta; si no se tiene experiencia no es de extrañar que termine arañándose la puerta, que la radiografía se nos haga trizas a las primeras de cambio o que nos lastimemos incluso las yemas de los dedos intentando hacer un esfuerzo desmesurado.

Si no se conoce a fondo la cerradura a la que no estamos enfrentando, corremos el riesgo de echar horas y horas sin abrir. Y es que hay sistemas de seguridad y modelos de cerraduras que no son nada vulnerables a la intervención de la radiografía. Tampoco debemos olvidarnos de que la radiografías, cuando se desechen y queden muy dañadas después de la maniobra, no se han de tirar a los contenedores habituales para los residuos orgánicos ni tampoco a los contenedores exclusivos para el plástico; el hecho de que estén compuestas por elementos contaminantes requiere que las radiografías sean depositadas en los llamados “puntos blancos”, para que después se pueda afrontar el protocolo químico en el que se descompondrán del todo.

Lo que sí que tenemos que tener presente es que llevar a cabo una apertura de cerradura gracias a la acción de una radiografía es una tarea más difícil que fácil. Si se piensa de antemano que vamos a lograr abrirla con una seguridad del cien por cien y en un tiempo rápido, es mejor que desestimemos afrontar la maniobra con este método. De cualquier modo, si nuestra acción no tiene un saldo exitoso, siempre nos quedará solicitar la ayuda de cerrajeros baratos en Fuenlabrada profesionales y de empresas especializadas en el sector de la cerrajería; a buen seguro, los profesionales no emplearán radiografías para forzar la puerta, sino sistemas sofisticados, rápidos y efectivos.

 

 

Cómo forzar una cerradura

Forzar una cerradura es algo que no resulta muy complicado a quien maneje la información y los pasos precisos para hacerlo. Por desgracia, muchos ladrones se aplican el cuento y se convierten en auténticos expertos en aperturas. No obstante, forzar una cerradura no siempre supone algo negativo o adverso, ya que muchos usuarios se valen de estar artimañas para poder volver a entrar en su propiedad cuando les han robado las llaves, cuando han extraviado las propias llaves o cuando la puerta se ha cerrado con ellos fuera. Son muchos los métodos que pueden servir para forzar una cerradura, más abajo subrayaremos algunos de ellos.

Si no se tiene el teléfono móvil a mano para poder llamar a un cerrajero economico Fuenlabrada o si se ha decidido afrontar la tarea de apertura de la puerta para ahorrar el dinero del servicio de la compañía de cerrajería, lo siguiente será que el inquilino se ponga manos a la obra en su afán de forzar la cerradura.

Se puede abrir la puerta sin llave gracias a una radiografía o a una tarjeta de crédito; bastará con introducirlas en la ranura de la puerta, para, acto seguido pasar a desplazarlas hacia abajo y hacia arriba de manera que la cerradura acabe cediendo.

Echar mano de una llave bumping será otra manera de abrir la puerta. Primero se deberá encajar esta llave en la cerradura que se quiere forzar hasta el pistón último; después habrá empujar la llave hasta únicamente reste un pistón por levantar; más tarde será necesario golpear la llave con una especie de mazo pequeño de goma o con cualquier otro instrumento que sirva para empujar sin dañar; por último deberemos tratar de que la llave gire.

Estos pasos deberán repetirse hasta que la puerta se termine abriendo. No obstante, el bumping es una tarea mucha más compleja de lo que a simple vista pueda parecer; para llevar a cabo una apertura con este método es precisa una preparación previa importante, pues hay que contar con conocimientos no del todo sencillos. Además, si la cerradura cuenta con un sistema antibumping, de nada nos servirá tratar de aplicar este método.

Otro sistema para forzar la cerradura sería recurrir a un kit de ganzúas. Y es que el metal de las ganzúas goza de la firmeza suficiente como para ser eficaz; podría utilizarse un utensilio o instrumento similar a la ganzúa siempre que no dañara el sistema de apertura y cierre. Se deberá insertar la llave de tensión en la cerradura para presionarla a continuación contra la parte inferior. Mientras se trabaja con la ganzúa, se deberá aplicar una tensión continuada y fluida. Cuando se gire la llave de tensión en la buena dirección, los pistones deberían caer, algo que escucharíamos y que nos indicaría que estamos en el buen camino.

Es en este punto cuando habría que insertar la ganzúa sobre la llave de tensión, para acabar empujando cada uno de los pistones contra la cerradura. Hay que tener muy presente que no es un mecanismo nada fácil de aplicar, ya que se necesita una cierta habilidad previa para que surta efecto. Además, antes habría que cerciorarse de que la cerradura carece de todo tipo de sistemas anti ganzúas.

Otra táctica menos común para abrir la cerradura es la que se lleva a cabo con un pasador para el pelo. Lo primero sería estirar el pasador hasta que pase a ser una especie de pieza metálica plana y alargada; habría que tratar de doblarlo hacia atrás, de modo que el pasador acabara pareciendo una especie de ganzúa (por esto decíamos líneas más arriba que el sistema de ganzúas podía sustituirse por otros objetos capaces de cumplir las mismas funciones).

Lo siguiente sería quitar los nudos de goma que el pasador tiene en los extremos, ya que podrían estorbar (podrían quitarse con unos alicates o incluso con los mismos dientes). El objetivo sería convertir el pasador en algo así como un gancho, para lo que se necesitaría meter la varilla en la cerradura en torno a un centímetro. Por otro lado, tendríamos que coger un segundo pasador; cuando éste tenga forma de ángulo recto y cuente con dos varillas paralelas hasta llegar a su cuello, será el momento de insertarlo en la mitad inferior de la cerradura; esta nueva palanca que hemos fabricado debería entrar lo máximo posible en el pomo.

Después habría que girar un poco la cerradura en la dirección correcta con este segundo pasador, de manera que pareciera que estamos maniobrando con una llave. Será entonces cuando el pasador primero con forma de gancho se encargará de aprovecharse del trabajo de la palanca; el objetivo será ir desbloqueando una a una las agujas que se encuentran bloqueadas. En cualquier caso, si estos sistemas caseros que hemos sugerido para forzar una puerta no funcionan, siempre quedará la opción de avisar a cerrajeros profesionales y cualificados.

 

 

¿Se puede abrir la cerradura con la llave puesta?

No hay duda de que esta pregunta supone un verdadero reto para https://www.cerrajero-paterna.es, pero, a pesar de la complejidad del escenario que plantea, podríamos contestar con un sí. Hace falta pericia y proceder de una manera cautelosa y experta para lograr abrir la cerradura con la llave dentro, puesta, pero sí que es posible llevar a cabo esta maniobra con un saldo exitoso para el inquilino.

Y es que hay veces en las que, por ejemplo, podemos salir al rellano y que se cierre la puerta de casa, además, con las llaves metidas dentro de la cerradura. Un despiste, una corriente de aire entre las ventanas abiertas y la puerta o un infortunio pueden dar como resultado por desgracia esta situación.

Cuando, en este escenario, nos hayamos quedado fuera de casa pero la puerta sólo esté cerrada con el resbalón, habrá que llevar a cabo una serie de pasos. Una vez pasados el susto y el disgusto de haber visto como la puerta se cerraba y no teníamos las llaves a mano, sino que estaban puestas por el interior de la propia puerta, habrá que mantener la calma y actuar con lucidez.

Estaría bien comprobar si algún vecino puede dejarnos un bote de detergente líquido; si no, tendríamos que ir supermercado a comprarlo (tal vez la cartera tampoco la tengamos a mano, por lo que habrá que saber capear con la situación con buena cara y tratando de exponer la situación con claridad). El bote deberá tener una de sus caras plana y estar compuesto por un material resistente y similar al plástico fino.

A continuación, deberemos pasar a cortar un trozo en forma rectangular de esa cara plana del bote que comentábamos en las líneas de más arriba; lo ideal será recortar el filo del plástico con unas tijeras, un cúter, una navaja o cualquier otro elemento con el que podamos controlar el corte, e intentar redondear las puntas que queden. Una vez que tenemos la pieza cortada y que parece una especie de cuña de plástico independiente, será el momento de intervenir.

La maniobra que deberemos afrontar para tratar de abrir la puerta con la llave puesta por el interior de la puerta consistirá en lo siguiente: meteremos el plástico que hemos cortado por el canto de la puerta, lo deslizaremos con precaución y esmero hasta hacer que toque el resbalón y, por último, giraremos el plástico hacia el resbalón para lograr que se abra la cerradura. Resulta obvio que este método sólo sería efectivo para luchar contra el resbalón y que la situación sería infinitamente más adversa si la llave estuviera girada.

Eso sí, el método del plástico de botella suele ser muy efectivo, ya que actúa sobre el resbalón. Si la maniobra de deslizamiento no da sus frutos en un primer momento, hay que tener paciencia y repetir el movimiento algunas veces más hasta que funcione. Será importante empujar con fuerza el plástico y acompañar esa acción con golpes en la zona inferior de la puerta, de manera que un pie vaya generando una serie de vibraciones en la propia puerta. Tal vez ayudará también empujar hacia adentro con el pomo de la puerta.

Con paciencia, insistencia y perseverancia lograremos salir del mal trago en el que habíamos caído y volver a entrar en la casa. Basta un poco de maña y de agudeza en los deslizamientos para abrir la puerta sin problemas. Podemos pedir ayuda incluso a vecinos del edificio, los cuales pueden probar suerte si no logramos dar con la tecla en la maniobra.

Ojo, que aconsejemos utilizar una botella de detergente no es ninguna frivolidad, simplemente lo decimos porque sus caras más planas reúnen exactamente todas las características idóneas para afrontar esta apertura de cerraduras. Bajo ningún concepto deberíamos echar mano de elementos sustitutorios de la botella; nada de usar la cédula de identidad o el DNI, ya que lo más lógico sería que se partieran en dos.

Si no somos capaces de completar este método de apertura con el plástico de la botella, siempre nos quedará la opción de solicitar ayuda profesional. Eso sí, tal vez el teléfono móvil esté dentro de la casa y haya que seguir quebrándose la cabeza para encontrar soluciones. Además, en este caso habrá que hacer frente a la tarifa que el cerrajero tenga fijada para la apertura de puertas con llaves dentro.

Si se opta por el sistema del plástico de la botella, podremos ahorrarnos el dinero que nos pedirá la compañía de cerrajería que nos asista. Y es que la ayuda de los cerrajeros de urgencia en Fuenlabrada siempre suele ser efectiva, certera y eficaz; pero resultaría algo estúpido perder los nervios al quedarse fuera de casa por culpa de un accidente y no tratar de intentar entrar por medio de una maniobra simple y sencilla como la que proporciona el plástico de una botella.